¿Cómo empezar el hábito de hacer ejercicio?. ¡Empezar desde 0!

0
12
como empezar el hábito de hacer ejercicio
como empezar el hábito de hacer ejercicio

¿Cómo empezar el hábito de hacer ejercicio si nunca he hecho?

¿Hábito de hacer ejercicio?. El realizar ejercicio o practicar algún deporte, es una de las tareas más difíciles para la mayoría de las personas en la actualidad; no necesariamente por la práctica en sí, sino por la motivación de realizarlo.

La pereza y la vagancia son los obstáculos más fuertes y persistentes en una persona que no ha realizado ninguna actividad física con anterioridad. En este artículo expondremos qué es lo que deberás hacer y ¿Cómo empezar un hábito de ejercicio?

Llegar a tener un hábito de ejercicio en el día a día, puede llegar a ser tedioso para algunos; o amado para otros, sin embargo ambos puntos de vista dan como resultado a una meta importante: Estar sanas y tener una salud perfecta.

El ejercicio da beneficios bastante óptimos a nuestro cuerpo y organismo nos aumenta el sistema inmunológico y nos tonifica el cuerpo; llegando a tener una figura bastante atractiva y voluptuosa, no obstante, decirlo no es lo mismo que hacerlo y por lo tanto la mayoría de las personas piensan que idearse en comenzar una rutina diaria de entrenamiento será suficiente para acostumbrarse a ello, siendo el primer error que se comete.

Lo más importante en que se debe tener en cuenta; es el hecho de que hay que tener motivación, es la principal fuente de inicio para llegar a tener un hábito constantemente y la falta de esto, lleva al abandono. Se debe ser sincero con uno mismo para elegir los motivos.

¿Por que debo hacer ejercicio?, ¿Qué tipo de motivos debo tener?

habito de hacer ejercicio

Esta es una pregunta muy amplia con muchas respuestas, cada quien debe tener sus propio motivos, pensamientos, ideales, entre otras opiniones por las cuales llevaría al deseo de emprender un hábito de adiestramiento.

Advertisement

Todas somos distintas y ninguna nos parecemos, no obstante podemos puntualizar los motivos más frecuentes entre las personas.

  1. Tener un físico bonito: Habitualmente asociamos el hacer ejercicio con adelgazar y quemar todas esas calorías que nos hacen sentir obesos. Sin embargo hay escenarios en los cuales no necesariamente hacemos ejercicio porque estamos gordos; ya que somos delgados e igualmente queremos ejercitarnos, no obstante recordemos que si nos sentimos algo obesos, el idear que obtendremos una mejor figura puede darnos una pequeña motivación para continuar.
  2. Torneas tu cuerpo: Más que nada en la adolescencia y en la etapa de adulto joven, sentirnos delgadas y sin una buena apariencia física; nos hace sentir triste e inconformes. Si mentalizamos una y otra vez, cómo quedaría nuestro cuerpo después de un constante entrenamiento diario, quizás nos dé el ánimo necesario para seguir.
  3. Mejora la salud: Recordemos que el hacer ejercicio o deporte, aumenta nuestro sistema inmunológico, lo que nos da mayor protección contra las enfermedades.

¿Es importante la motivación?

Motívate

Efectivamente, sin una motivación será imposible llegar a tener siquiera un hábito constante de entrenamiento. Como dijimos anteriormente, la falta de motivación lleva al abandono y por ende, a la falta de interés.

Es sumamente necesario plantearse una idea, pensar en una idea y en un objetivo final. ¡Crearse una meta a alcanzar! Usualmente perdemos la motivación debido a la pereza y vagancia, no obstante recordemos ¿Por qué estamos haciendo esto? ¡Debemos seguir adelante para lograr conseguir los objetivos deseados al final de la meta!

Es difícil y duro, en especial al inicio. Nuestro cuerpo al estar mucho tiempo inactivo y sin practicar algún esfuerzo físico; tiende a debilitarse y sufrir dolor con el más mínimo esfuerzo, hay que tener esto en cuenta para cuando empecemos la carrera.

No obstante recordemos las ganancias o los beneficios que obtendremos si llegamos al final:

  • Un mejor cuerpo.
  • Una mejor salud.
  • Una mejor actitud física y emocional.
  • Obtendremos una mejor figura muy distinta a la anterior.
  • Seremos más activas y nos cansaremos mucho menos.
  • Ganaremos más destreza y habilidades físicas que antes.

Estos son solo unos pequeños puntos en consideración que obtendrás si llegas a cumplir tu objetivo a base de entrenamiento constante y perseverancia.

Advertisement

Cabe a destacar que no todo los ejercicios dan los mismos resultados en nuestro cuerpo, se debe saber cuál realizar.

¿Qué tipo de ejercicio debo hacer?, ¿Qué ejercicios Puedo hacer en mi casa?

que ejercicio debo hacer

Existen muchos tipos de ejercicios en la actualidad, cada uno tiene su tiempo y práctica determinada.

No obstante a la hora de empezar a practicar uno, es necesario tener en cuenta tu capacidad y límites.

No todas somos iguales, algunas nos cansamos más rápido que otras, algunas poseemos alguna enfermedad o discapacidad que nos limitan a la hora de ejercitarse.

Se debe tener muy en cuenta estos puntos cuando entrarás por primera vez al mundo del entrenamiento, de lo contrario podrías salir lastimada o herida.

Se hace hincapié en que siempre es necesario realizarse un chequeo médico, en el cual se visualicen posibles problemas de salud que impidan el comportamiento físico.

Advertisement

Una vez determinado que no posees ningún impedimento, debes reflexionar y pensar cuánto es lo que tu cuerpo aguantará.

Si no tienes ningún impedimento físico, puedes practicar cualquier disciplina deportiva.

Si no quieres practicar un deporte en específico, puedes entrenar en casa, incluso sin ningún tipo de equipamiento.

¡Hacer ejercicio en casa funciona también!.

De todos modos nosotros siempre recomendamos que te apuntes a un gimnasio, donde forzarás tu cuerpo solo lo que necesites.

Al inicio no empezarás levantando pesas, dado a que tu cuerpo no ha experimentado antes tales acciones.

Se recomienda  que  antes visualices tus capacidades. Si  deseas conocer más acerca de como empezar un entrenamiento, puedes informarte más en nuestro anterior artículo sobre  Rutina Full Body Fitness para mujer
Iniciar con algo básico tal vez suene desalentador y poco práctico, sin embargo tu cuerpo comenzará a acostumbrarse al constante esfuerzo que obtendrá más adelante con una rutina más exigente.

Advertisement

Puedes intentar iniciando con sentadillas y estiramientos, lo suficiente para que tus articulaciones no se acalambren en un momento dado.

También se hace mención en que es necesario calentar siempre, varios movimientos en las articulaciones evitarán sufrir algún desgarro o lesión muscular; aparte que disminuye el dolor final al acabar con el ejercicio.

Una vez que ya estés lista para iniciar la rutina, debes reflexionar qué tipo de ejercicio quieres hacer.

Puedes optar por levantamiento de mancuernas, bíceps, tríceps o piernas. Si lo vas haciendo poco a poco, te ayudará a adquirir el hábito de hacer ejercicio.

Naturalmente todo esto a supervisión de algún entrenador o con la mayor información obtenida al respecto.

¿Cómo crear un hábito?

hábito de hacer ejercicio, como empezar

Crear un hábito no es tan difícil como se plantea, muchas veces creamos una costumbre distinta con el paso del tiempo y ni siquiera nos damos cuenta de ello. ¿Así que cómo creamos uno?

Advertisement

bebe agua

A ciencia cierta, existen dos (2) formas de crearse un hábito.

  • La primera es la que llamamos común y ordinaria. Se crea inconscientemente y sin poder evitarlo. Generalmente nace natural de nuestro interior, si algo nos gusta o nos distrae; se volverá una costumbre difícil de apaciguar.
  • La segunda es a la que llamaremos por creación; es decir si la primera viene naturalmente, nosotros la creamos artificialmente. ¿Qué significa esto? Pues si antes no poseías este hábito, ahora lo poseerás siguiendo los siguientes pasos:
  1. Establece tus metas: Para conseguir el hábito de hacer ejercicio, debes tener firmemente una idea clara, un objetivo claro. Si no posees esto y no estás seguro, no podrás conseguir una costumbre. ¡Debes saber lo que quieres! Está seguro de lo que quieres.
  2. Empieza poco a poco: Seguramente estás animado; o desanimado, por empezar una rutina diaria de ejercicio, esto puede alterarte o preocuparte de cierta forma dado a que te quitará tiempo para realizar otras actividades. En cualquiera de los dos escenarios, debes saber que empezarás lento, de a poco. ¡No hay apuro! Tu cuerpo no se ha acostumbrado al ejercicio, por lo cual no debes exigirle más de lo que puede darte.
  3. Sé constante: Si quieres lograr conseguir tu objetivo. ¡Debes ser constante! La constancia es sumamente importante al igual que la motivación, sin ellas terminarás abandonando tus sueños. Deberás tener en mente que vendrán días fuertes y de constante dolor físico y agotamiento. ¡Pero todo eso trae grandes beneficios!
  4. No pongas excusas: Parte de entrar al mundo del ejercicio; son las constantes excusas que nos planteamos cada vez que nos cansamos o no queremos realizar algún ejercicio. ¡No des excusas! Por cada día que no entrenes, estarás dando un paso hacia atrás. En otras palabras: Cada vez que niegues el querer ejercitarte, regresarás al punto del inicio. ¡Tu objetivo es el final, no el inicio!
  5. ¡Busca tu comodidad! Es bien sabido que para llegar a tener una costumbre fuerte y duradera, ¡Deberás de sentirte cómodo! Busca un lugar en el cual te sientas tranquilo, agradable, fresco y libre para poder ejercitarte. Hay ocasiones en las cuales, las personas no han podido sentirse óptimas dado a la incomodidad que sienten al estar rodeadas de muchas otras personas, esto ocurre habitualmente en los Gimnasios, si realmente no te sientes cómoda estando en uno, busca una opción en la que estés tranquila y agusto. Practicar en tu casa puede ser una opción bastante aceptable, también en el parque o alguna zona relajante.
  6. Prioriza lugares y horas: Es sumamente importante saber dónde y cuándo entrenar. A veces creemos que cualquier cosa que venga, la soportamos. Pero no es así, necesitas tiempo y espacio en el cual puedas desenvolverte y aumentar tus habilidades y destrezas. ¡Prueba un lugar grato para ti! Elige bien el lugar y la hora en la cuál te gustaría entrenar. Existen personas que les gusta entrenar a primera hora del día, en las mañanas es un buena forma de iniciar. ¡Estarás activa y enérgica para un nuevo día! Aunque si entrenar durante la tarde lo ves más práctico y placentero, también es válido.
  7. ¡Usa recordatorios o alarmas! Nadie dijo que se puede llegar a olvidar una costumbre, hay ocasiones en las cuales perdemos la noción del tiempo y el qué vamos a hacer. Es importante que tengas en cuenta los días y horas en las que realizarás tus ejercicios. ¡Coloca en tu Smartphone o almanaque los días en los cuales entrenarás! Pon alarmas que te recuerden qué debes hacer en ese momento, recuerda que por cada vez que no practiques, estarás dando un paso atrás.
  8. No exageres: Hay personas que creen que el exigirse y llegarse al límite es beneficioso y lo mejor; pero no es así. Debes reconocer que somos humanos y por ende nos cansamos y sentimos dolor. ¡Debes tener cuidado a la hora de sobrepasarte! Puedes resultar lesionada o lastimarte en el trayecto, incluso puede provocar el efecto contrario a adquirir el hábito de hacer ejercicio. Procura siempre darle su momento a cada cosa y no abusar de ellas.
  9. ¡Date un disfrute! Para llegar a tener una costumbre, es necesario acompañarla y mezclarla con otra característica que te de placer o alegría. Debes saber que de vez en cuando, necesitamos darnos un regalo para nosotros mismos, así cuando lleves un tiempo de ejercicio frecuente, un pequeño gusto de alguna bebida favorita o platillo te venga bien. ¡Recuerda que no todo es comida! Tal vez existan otras cosas que te gusten, alguna actividad distinta como ir al cine, videojuegos, lectura, cultura, entre otras, te vengan de maravillas.
  10. ¡No abuses! Recuerda que todo en exceso es malo, una cosa es que te des un pequeño regalo de vez en cuando y otra cosa es que te lo des diariamente. ¡Recuerda que cualquier cosa que retrase tu entrenamiento, es un paso hacia atrás! Te retrasará y deberás realizar otra vez el mismo paso para retomar donde habías quedado.
  11. ¡Controla tu progreso! Es fundamental saber cuanto has avanzado y qué tanto tardarás en alcanzar la meta final. ¡Debes llevar la cuenta de todo lo que has hecho y necesitarás hacer para llegar a tener un cuerpo deseado! Nunca pierdas el control de lo que has hecho, recuerda cuánto entrenamiento hiciste en ese día y qué tanto tendrás qué hacer los días posteriores.
  12. ¡Descansa si es necesario! Esto te ayudará a adquirir el hábito de hacer ejercicio porque hay días en los cuales no estarás igual de óptima que en los otros días, por lo cual no te extrañes si te llegas a cansar más rápido o sentirte más agotada. ¡Si es así, date un respiro! Sal a caminar y despeja la mente y los músculos, recuerda que para que el cuerpo funcione. ¡Debes funcionar tú misma!
  13. ¡Bebe agua! El agua es probablemente lo más importante aquí, sin ese líquido vital no podrás mantenerte al día. ¡Es necesario priorizar el uso del agua! Siempre lleva contigo algún termo en el cual puedas transportar agua fría y potable. ¡Mientras más fría esté, mejor! Sé consciente que durante los ejercicios estarás sudando y quemando calorías, es necesario beber abundante agua para recobrar las energías y electrolitos perdidos en el proceso. Debe ser fría dado a que no conseguirás recuperarte o sentir los mismos efectos si estuviera caliente o incluso a temperatura ambiente.
    ¡El agua es tu mejor amiga! Mantén presente siempre contigo el agua, cuando vayas a comer; bebe un poco de agua y lo mismo cuando vayas a realizar algún entrenamiento, recuerda que si sientes que el día está muy acalorado o hay mucho sol. ¡Debes priorizar aún más el consumo del agua!

Conclusión…

Hábito de hacer ejercicio

Entrar al mundo del entrenamiento y conseguir el hábito de hacer ejercicio es bastante complicado y molesto para aquellas personas que no estamos acostumbradas a realizar algún tipo de  esfuerzo físico.

Salir de nuestra zona de confort es bastante difícil y todo un reto. ¡Pero recuerda que una vez que te hayas propuesto a salir de tu rutina, habrás dado un paso adelante!

Sé constante, ten una meta, ten motivos y principios bien definidos. Antes de tener un cuerpo bonito y definido, ten ideas definidas.
Nadie dijo que sería fácil, pero da resultados bastante conformes y gratos. ¡Verás resultados positivos y alucinantes en cuestión de semanas!
Recuerda siempre tener agua fría y potable a la mano, no consumas ningún tipo de alimento que te engordarían. ¡Es un paso hacia atrás!
Ponte metas, objetivos, piensa el por qué quieres hacer ejercicios. ¡Recuerda siempre por qué harás algo!

Se hace hincapié en que dependiendo de tu cuerpo y los días en que hayas hecho algún tipo de ejercicio en especifico, se comenzarán a ver los cambios.

Advertisement

A veces tardan en notarse, otras veces salen más rápido de lo previsto y en otras ocasiones, ni tú misma llegas a reconocerte.
¡Esfuérzate y aventúrate!

ARTÍCULOS RELACIONADOS