¿Qué es la tanorexia?, La Cruda Realidad

que es la tanorexia

¿Qué es la Tanorexia?

Tal vez por un concepto o ideal de belleza basado en ciertos prejuicios hay quienes creen que tener una piel morena o bronceada es lo mejor.

De allí que tengan la obsesión muy marcada de lucirla y persistir en que así sea. 

Aunque en realidad eso pueda representar daños para la salud, y en algunos casos severos, como cáncer de piel.

La tanorexia puede catalogarse como una enfermedad o trastorno psicológico.

La cual consiste en una necesidad exagerada de exponerse a los rayos solares o en cabinas de rayos UVA.

Un subtipo de los rayos ultravioletas, para mantener la piel bronceada o con un tono oscuro, sin que se llegue nunca a la plena satisfacción de ese propósito.

Síntomas de la Tanorexia

Como toda obsesión que reúne todas las características de una patología.

Este tipo de obsesión deja ver en quienes la padecen síntomas visibles y que permiten englobarla en una definición.

Aunque no se hayan descrito con toda precisión sus manifestaciones.

Síntomas

  • Excesivo bronceado sin llegar a estar conforme con el tono que ya se tiene.
  • Descuido de actividades o compromisos cotidianos por preferir exponerse al sol o a los rayos de la las cabinas de UVA.
  • Preocupación desmedida por conservar el color de la piel adquirido, lo que lleva a una frecuentación de lugares en que se exponen al sol o centros de bronceados.
  • Angustia o ansiedad al solo pensar en la ausencia de ese anhelado tono de piel, al punto de perder el apetito.
  • Notable envejecimiento precoz por sequedad y rugosidad de la piel.
  • Estados de angustia o estrés ante la posibilidad de no poder exponerse al sol o al proceso artificial de bronceado.
  • Notable adquisición de un color de piel muy distinto al que naturalmente se tiene.

Problemas asociados

Los problemas asociados a la tanorexia son los mismos que los se confrontan con otro tipo de adicciones como al alcohol, las drogas o el tabaco.

De hecho está catalogada como una adicción como las ya mencionadas.

Esto es porque produce síntomas y conductas similares o iguales a esas adicciones, con sus correspondiente y graves consecuencias.

La exagerada exposición a los rayos solares o a los ultravioletas lleva a un altísimo riesgo a contraer cáncer en la piel, o por lo menos cierto tipo de lesiones oculares.

Como por ejemplo, degeneración macular o cataratas, quemaduras, queratitis actínica o quemadura de la superficie ocular, acusada inhibición o debilidad del sistema inmune, entre los más evidentes.

¿Es una adicción?

Insistimos en que la tanorexia puede clasificarse como una forma de adicción.

Esto es porque ya el simple hecho de exponerse al sol suscita la secreción de las endorfinas, las cuales generan sensación de placer y bienestar.

Al igual que algunas actividades físicas intensas o el consumo de algunas sustancias que provocan en las persona trastornos obsesivos.

Ya considerado un trastorno de tipo psicológico, suele presentarse en mujeres y hombres, entre los 15 y los 35 años.

Por eso está considerada como un tipo de dismorfobia, lo que significa una excesiva preocupación por un defecto físico real o imaginario.

Eso implica que la sobreexposición al sol o a los rayos UVA suele hacerse sin ningún tipo de precaución que evite daños a la piel o a la salud en general.

Y como toda adicción, la de tener el cuerpo bronceado genera un síndrome de abstinencia porque nunca se está satisfecho con el color anhelado o tanto como se quiere.

De ahí que se presenten estados de insatisfacción y ansiedad, sumados a una permanente comparación con otras personas en cuanto a la apariencia de la piel se refiere.

Pero como todo mal o lo que se le parezca tiene su bien, la tanorexia no es la excepción.

Tratamientos para la Tanorexia

Como en cualquiera de los casos de otros tipos de adicción, los tanoréxicos deben reconocerla y aceptar la ayuda de un especialista.

Se recomienda con toda formalidad la acción combinada de un psiquiatra o psicólogo, así como un dermatólogo.

Como se trata de un trastorno muy específico y que no aparenta serlo, el diagnóstico suele basarse en los daños físicos que comienzan a hacerse evidentes o ya lo son.

Acudir a un especialista

Desde el momento en que la persona afectada reconoce que padece de tanorexia, tiene que acudir a un especialista.

Este hará una evaluación para precisar el punto que ese desorden psicológico ha alcanzado y en consecuencia iniciar un tratamiento.

Las terapias más indicadas al respecto comienzan por trabajar la parte psicológica de la persona.

Además trabajan la autoestima y en abrirle las puertas de una percepción real de su cuerpo y de la realidad.

En algunos casos puede ser necesario un tratamiento con base en fármacos como ansiolíticos o antidepresivos.

Eso dependerá del grado de la adicción al bronceado o tanorexia.

Apoyo del entorno

En ese proceso es muy importante la participación de las personas que conforman el entorno de la mujer o el hombre afectado.

Y pueden hacerlo reforzándole valores primordiales de la vida que van mucho más allá de una moda o de la mera apariencia y que la belleza no consiste en un determinado tipo de aspecto físico.

En lo que tiene que ver con los daños físicos, los especialistas en la belleza integral.

La que conjuga entrenamiento, nutrición, normas de salud y la asistencia de consuno con un dermatólogo, prescribirán lo que en estos casos se requiere.

Cremas

Como la tanorexia representa un altísimo riesgo de contraer cáncer en la piel en cualquiera de sus formas.

Por lo que de inmediato debe comenzarse por la aplicación de cremas y tónicos que hidraten y recuperen la elasticidad.

Y por supuesto evitar la recurrencia desmedida a la exposición al sol y mucho menos a las cabinas  rayos UVA.

Apenas se sienta o se perciba que la tanorexia se impone sobre cualquiera otra circunstancia o necesidad, buscar el apoyo y los consejos de quienes reúnen el conocimiento puntual en el cuidado de la piel ha de ser una primera opción.

Nada será mejor que la opinión de especialistas que ofrezcan el mejor camino para superar lo que puede pasar de un prejuicio a convertirse en una patología de graves consecuencias que nadie quiere pasar.

A continuación te dejamos un video informativo del Dr. Sánchez Carpintero, entrevistado en la TVE1 de España.

ARTÍCULOS RELACIONADOS